Cómo emprender sin morir en el intento (#1)

Hace unas semanas tuve la oportunidad de dar una ponencia en el espacio Cómo de Madrid. Muchos temas rondaban en mi cabeza pero finalmente me decanté por hablar sobre lo que supone emprender. Estando en un momento en el que ser emprendedor es lo más sexy, consideré que debía hablar de lo difícil que es ser uno sin morir en el intento.

Para aquellos que han emprendido, aquellos que estén dudando y para los que en algún momento se lo han planteado, compartí en primera persona la gestión de aquella parte del emprendimiento que no sale en los medios junto a las grandes rondas de financiación. La que va por dentro y afecta a tus emociones, inseguridades, y miedos. Mi intención fue dibujar cómo he gestionado los altibajos de una carrera volátil para tener un balance con más éxito que fracaso.

Mitos y realidades del emprendedor (Parte 1)

¿Cuántos de vosotros sois emprendedores? Pregunté al empezar. Muchos levantaron la mano. ¿Cuántos de vosotros habéis pensado en emprender o querríais emprender? Casi todo el mundo levantó la mano. Esto hace unos años no hubiera pasado.

Hoy en día parece ser que emprender está de moda, y no solo eso, sino que el emprendedor es un modelo a seguir con características y cualidades propias de los superhéroes. Mi visión es que a pesar de todas las partes positivas que tiene emprender o ser emprendedor, le hacemos un flaco favor a alguien que quiera serlo si no le contamos la realidad detrás de la fachada. Las muchísimas horas de trabajo: sangre, sudor y lágrimas, y todos los altibajos y obstáculos que uno se encuentra en el camino. Por eso compartí con ellos lo que sentía y pensaba antes de emprender.

A la cuestión de: ¿Cuál fue la razón por la que me lancé al proyecto? Múltiples opciones me vienen a la cabeza como: la innovación, las nuevas tecnologías, el poder de crear una disrupción en el mercado o hacer lo que a uno realmente le mueve. Pero al final nuestro objetivo común se baraja entre intentar innovar/cambiar o ganar más dinero del que actualmente ganamos. Y entonces te das cuenta de la influencia que tienen los medios en nuestra visión de querer cambiar las cosas i de hacernos pensar que es factible conseguir estos objetivos emprendiendo.

Haciendo algo de research, vemos que en cualquier blog de startup encontramos más de 3.000 artículos de empresas que han levantado capital. Estamos hablando de empresas muy jóvenes que de repente disponen de millones de euros para invertir en crecimiento, innovación, equipo… parece desde luego una idea muy atractiva. Pero siguiendo el hilo de esta búsqueda, la realidad muestra que para conseguir algo así se tiene una probabilidad más bien baja. Cada año se crean 36 millones de empresas y se venden unas 4.000 con lo que el número de empresas vendidas sobre el  número de creadas es de un ¡0,01%! Forbes afirma que de todas las empresas de nueva creación solo  105 supera el quinto año de vida, aunque otros dicen que este % llega al 50%, yo soy más creyente de este 50%.

Pero aún así, y siendo muy realistas la probabilidad de tener éxito emprendiendo es baja. Y por este motivo, el mejor consejo que puedo darte es que si lo único que quieres es conseguir dinero, hay formas mucho más fáciles. Si tus objetivos son otros más allá de los puramente económicos entonces te interesarán los próximos posts, donde desgranaremos cómo creamos Ofertia, y qué elementos son claves para crear y hacer crecer una startup de éxito.

You may also like...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *