Cómo emprender sin morir en el intento (#2)

Creación de Ofertia (Parte 2) 

En línea de lo que os comentaba en el anterior post, en la segunda parte de la sesión hablé de la creación de Ofertia, del equipo fundador, del producto y de los inversores así como de los retos con los que nos encontramos y cómo los fuimos superando.

Para empezar, un poco de contexto. Creamos Ofertia en 2012, en un momento en el que España estaba sumida en una de las peores crisis económicas que ha tenido. Éramos tres fundadores con algo en común, estudiábamos el MBA en el IESE, por lo que ya habíamos decidido dejar todo lo que estábamos haciendo antes, esencialmente un trabajo fijo, para formarnos, y aprovechamos esa situación para iniciar nuestro proyecto. Lo que más destacaría de nosotros, es que teníamos perfiles muy diferentes. Oriol, el CTO, es ingeniero de telecomunicaciones y aeronáutico y ha desarrollado toda la parte de código de app y web. Thomas llegaba de la banca de inversión, un perfil plenamente financiero e ideal para los inversores. Y yo, venía del mundo del gran consumo del marketing, acostumbrado a la venta y desarrollo de producto y de negocio. Que los tres llegáramos de mundos tan diferentes fue sin duda una de las claves de nuestro éxito. Si te rodeas con gente que sepa cosas en las que tienes poca o nula experiencia, tus probabilidades de éxito aumentan.

Ahora os explicaré, qué es lo que nos fuimos encontrando y la gran diferencia que había entre lo que proyectábamos fuera y dentro de la compañía, cómo difería y distaba la una de la otra.

Para ello hablaré de tres puntos clave:

  1. El Producto

Para nosotros en aquel momento, las teorías del MVP, del desarrollo ágil… que ahora mismo están de moda, no las conocíamos porque no teníamos esa experiencia. Cuando visitábamos a un cliente nuestro producto era una presentación de power point.  Para poder pasar de una presentación a un producto, pasaron 6 meses que estuvimos en casa de Oriol desarrollando y el resultado inicial fueron una web y una app con funcionalidades muy básicas, pero con la gran ventaja que al haber estado presentando el producto-power point durante esos meses las características cumplían exactamente con las necesidades que los potenciales cliente habían verbalizado. Es decir, que nosotros hicimos el proceso de iteración sobre nuestro producto-power point en vez de sobre un MVP real, pero en realidad estábamos haciendo lo mismo que se hace hoy según todas las metodologías de desarrollo ágil. Iterar y mejorar de manera continuada es algo fundamental y que en una fase tan temprana puede que implique iteraciones en la misma idea de negocio.

  1. Los inversores

Este apartado es especialmente complicado para aquellos que tienen mucho apego en las acciones de su propia compañía. No es fácil que llegue alguien y te diga que te da dinero a cambio de un 40% de la compañía cuando has estado trabajando mucho en ello y te parece que “ellos” solamente aportan capital. Pero al fin y al cabo es algo positivo y necesario, y más si aspiras a crecer de una forma rápida e internacionalizarte. En el caso de Ofertia era necesario encontrar unos inversores. A los pocos meses de empezar con nuestros ahorros, cerramos una primera ronda de medio millón de euros con un inversor alemán. A pesar de conseguir esa financiación, los fundadores seguimos sin ponernos sueldos ya que creíamos que era más importante invertir en la compañía que en nosotros ahora que ya teníamos bastantes cosas que pagar: los sueldos del equipo, los proveedores de marketing digital, una pequeña oficina en Barcelona Activa….

O sea que aunque desde fuera parecía que estábamos montados en el dólar, la realidad es que yo volví a vivir con mis padres!

Gracias a esta ronda de financiación avanzamos mucho y conseguimos cerrar 15 clientes, y generar unas ventas mensuales relevantes pero no suficientes para cubrir todos los gastos ni seguir creciendo. Así que según el plan, al cabo de 6 meses de cerrar ronda empezamos a levantar una segunda. Estuvimos 6 meses más para llegar a tener un acuerdo con otro grupo de inversores y la firma se demoró hasta el 21 de Diciembre, fecha en la que si cualquier cosa hubiera ido mal, nos habríamos encontrado en una situación muy compleja teniendo sueldos que pagar y todo justo antes de Navidad… Lo más difícil en estas circunstancias es gestionar tus sensaciones combinadas con la gestión del equipo y la negociación con los inversores.

  1. El equipo

Lo mejor del equipo fundador? Que éramos tres perfiles bien avenidos y muy complementarios. El consejo más importante que os puedo dar es que al crear tu equipo te rodees de gente mejor que tu. Piensa que eres el promedio de las cinco personas que tienes a tu alrededor, si estos son mediocres, tu te acabas ajustando a la mediocridad y si son mejores que tu te fuerzas a superarte y a mejorar. Por eso es fundamental conseguir atraer talento y fichar a personas que en cada área de especialización sean las mejores.

Y para ser honestos esta es la teoría, ya que en la práctica fue muy difícil atraer talento en las condiciones en las que empezamos, las pocas personas que contestaban a nuestras ofertas de trabajo, cuando veían dónde tenían que trabajar, no lo aceptaban. Y este proceso fue tan complicado que perdimos a Oriol en el camino, no fue capaz y nosotros fuimos incapaces de montarle una estructura de desarrollo suficiente grande para absorber el volumen de trabajo que teníamos. Él se lo echó todo a las espaldas, pero en un año y medio nos vino y nos dijo: no puedo más, no duermo, estoy perdiendo cabello, tengo una presión muy grande, no veo una mejora para montar un equipo a mi alrededor, no quiero continuar y no me motiva. Primero te planteas qué has hecho mal, y si lo puedes solucionar, pero la realidad es que no puedes pedirle a alguien que continúe si está quemado. Después piensas en qué podríais haberle ayudado antes, fue un fallo no poner énfasis en la parte de coaching aunque tampoco lo supimos hasta que dijo que se iba.

A pesar de este varapalo, su marcha fue un proceso fluido que duró 6 meses y durante el que Oriol nos ayudó en todo aquello que estuvo en su mano para dejarlo todo bien atado antes de irse.

A nivel de equipo, fue la experiencia más dura que vivimos, cuando ves a un fundador irse te planteas: ¿qué estará viendo él que yo no veo? Pero al final nos dimos cuenta de que era algo personal y puntual. No todos tenemos la misma resistencia ni motivaciones para emprender de la manera que los hicimos: mucha intensidad, presión y velocidad de crecimiento.

El resto de la historia de crecimiento es vertiginosa, desde el inicio hasta hoy hemos crecido hasta las más de 85 personas, estamos en 5 países y formamos parte de un grupo internacional. Ahora somos capaces de atraer el talento y nuestro objetivo es mantenerlo y hacerlo crecer. Actualmente tus empleados son tu activo más importante y tienes que darles incentivos y facilidades para que se queden a tu lado y crezcan contigo.

En el próximo post os daré más consejos a tener en cuenta a la hora de emprender.

 

You may also like...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *